lunes, 18 de agosto de 2014

Bizcocho de crema de cacahuete

Había un tarro en la despensa, a puntito de caducar. ¿Por qué compraré yo estas cosas si luego no las como? El caso es que como tirar comida no es lo más correcto, pues algo había que hacer con él.... He comido y publicado cupcakes de crema de cacahuete, así que un bizcocho no debía de ser mucho más diferente, no? Pues a ello que fui...




Combinado con chocolate tengo que decir que me ha sorprendido gratamente. Está bueno, sí. Quizás no es de los bizcochos más exquisitos que haya comido, pero creo que lo repetiré, porque a los niños les ha encantado.

La próxima vez creo que le pondré un poco más de crema de cacahuete porque el sabor, aunque se apreciaba bastante, no era demasiado intenso. Por lo demás, si vuelvo a comprar otro bote de mantequilla de cacahuete, ya sé en que la voy a emplear ;) Y eso que a mi esta crema.... ni fú, ni fa!!!








Ingredientes
50 gr de mantequilla
3 cucharadas de crema de cacahuete
150 gr de azúcar moreno
2 huevos
150 ml de leche
200 gr de harina
15 gr de levadura en polvo
Chips de chocolate
Salsa de chocolate


Precalentar el horno a 180º y engrasar y forrar un molde para cocer el bizcocho.

Mezclar la mantequilla (importantísimo que esté a temperatura ambiente) con la crema de cacahuete y el azúcar, hasta adquirir una mezcla cremosa. Una vez que esté bien incorporado añadimos los huevos uno a uno y mezclamos bien. Echamos la leche y seguimos batiendo hasta que esté completamente integrada a la mezcla anterior.

Vamos incorporando la harina tamizada con la levadura y mezclando con movimientos envolventes, lo justo para unir la harina a la mezcla.

Echar la mezcla en el molde y meter al horno a 180º unos 40-45 minutos. Pasado el tiempo comprobar si está cocido pinchando con un palito. Echar los chips de chocolate y dejar en el horno, ya apagado, unos minutos para que se derrita y se adhiera al bizcocho.

Sacamos del horno y dejamos reposar sobre una rejilla durante unos 10 minutos antes de desmoldar. Dejar enfriar completamente y regar con salsa de chocolate antes de servir.





jueves, 14 de agosto de 2014

Leche condensada de coco

Cuando Carmela publicó en su blog Los inventos de Carmela esta leche condensada no pude resistirme y acabé haciéndola yo también. Me conquistó por su cremosidad, pero sobre todo por su sabor y es que el coco me pierde, y el sabor de esta leche es muy característico.

Tiene un pequeño defecto y es que si intentas guardarla para usarla en algún postre o plato especial y dejas a su lado una cuchara, cuando te quieras dar cuenta habrás terminado con el tarro!!!!!!!!!!! Así que controlaros...luego no digáis que no os aviso!!!

Sale muy poca cantidad, dos tarritos de unos 125 ml, pero desde luego os aseguro que merece la pena prepararla.






Ingredientes
2 latas de leche de coco, unos 800 ml, debe ser entera no la que viene light
2/3 de taza de azúcar moreno


Poner en un cazo los dos ingredientes y dejar cocer hasta que el volumen se reduzca. No dejar de mover la mezcla en ningún momento; este paso puede llevar desde 30 minutos a una hora. El resultado debe ser una leche cremosa y ni excesivamente líquida, ni excesivamente espesa. Aunque eso ya va en gustos

Dejar enfriar y guardar en el frigorífico hasta el momento de consumirlo. 




lunes, 11 de agosto de 2014

Carrot cake (tarta de zanahoria)

Tarta de zanahoria. Igual que la Guinnes, pensaba que no caería en la tentación.....pero lo hice. Y me alegro de ello, porque es uno de los bizcochos más ricos que he comido. 

Esta versión es la de Martha Stewart, pero tengo en pendientes la de Peggy Porschen que haré en breve y os contaré con cual me quedo definitivamente. 

Por lo pronto, os diré que este me ha conquistado por su jugosidad y textura. Un delicado sabor a especias y vainilla, mezclado con la crema de queso, la hacen una tarta irresistible. 

No dejéis de probarla, porque os va a sorprender. Y es una buena manera de comer hortalizas que muchas veces las tenemos un poco olvidadas.







Ingredientes
300 g de harina
15 gr de levadura en polvo
1 cucharadita de bicarbonato
1 cucharadita de canela en polvo
1 pizca de sal
1/2 cucharadita de jengibre en polvo
1 pizca de nuez moscada en polvo
340 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
160 g de azúcar moreno
160 g de azúcar blanquilla
3 huevos grandes
2 cucharaditas de extracto de vainilla
125 ml de agua
450 g de zanahorias
200 g de nueces


Pelar y rallar las zanahorias lavadas y secadas. Poner la ralladura sobre un papel absorbente para eliminar todo el agua que suelten.

Precalentar el horno a 180º. Engrasar un molde apto para el horno.

Tamizar la harina junto con la levadura, el bicarbonato, la canela, el jengibre y la nuez moscada. Añadirle la sal y reservar.

Batir la mantequilla con el azúcar hasta que adquiera una textura cremosa. La mezclase volverá blanquecina. Añadir los huevos. De uno en uno y no incorporar el siguiente hasta que el anterior esté bien mezclado. Añadir la vainilla, el agua y las zanahorias. Mezclar durante un par de minutos. Ir incorporando la harina poco a poco sin dejar de batir a baja velocidad. Por último, añadir las nueces y mezclar con ayuda de una espátula y con movimientos envolventes.

Verter la mezcla en el molde y hornear, a 180º, durante unos 20-25 minutos. Pasado el tiempo, pinchar con un palito y si sale limpio está listo, si no lo dejamos 5 minutos más.

Dejar enfriar en los moldes sobre una rejilla durante 15 minutos. Desmoldar y dejar enfriar completamente sobre rejilla.

Para el frosting
300 grs de queso en crema tipo Philadelphia
150 grs de azúcar glas
360 ml de nata líquida para montar

Mezclamos el queso y el azúcar y batimos con las varillas eléctricas hasta obtener una crema suave.

Montamos la nata y la vamos añadiendo poco a poco a la mezcla de queso y mezclamos con movimientos envolventes hasta que estén bien integradas ambas. El resultado, una crema untuosa con la que cubriremos la tarta una vez se haya enfriado.

Bon Àppetit!!
 



miércoles, 6 de agosto de 2014

Revuelto de trigueros y níscalos

Sigo recurriendo a los níscalos embotados. Creo que me queda un bote para terminar, así que luego habrá que esperar a que llegue de nuevo la época de setas para preparar otra tanda. La verdad es que me han dado mucho juego, porque los he preparado de muchas maneras. Guisados, con patatas, en tortilla, en pizzas... Hoy le toca el turno al revuelto.

Un plato rápido. Yo los hago muchas veces para salir del paso cuando hay invitados, o para una cena rápida. La verdad es que no llevan nada de trabajo y resultan muy saciantes.







Ingredientes
1 manojo de espárragos trigueros
200 gr de níscalos
4 huevos
Pimentón dulce


Cortamos la parte de atrás de los espárragos, los troceamos y los cocemos un par de minutos en agua con sal. Escurrimos y reservamos.

Troceamos los níscalos y los rehogamos en un poco de aceite. Reservamos.

Mezclamos los espárragos y los níscalos y los echamos en la sartén con un poco de aceite. Vamos añadiendo los huevos de uno en uno y removiendo para que se mezclen con las verduras. Salpimentamos al gusto y emplatamos. Espolvorear de pimentón dulce y servir inmediatamente.

Buen provecho!!



viernes, 1 de agosto de 2014

Fusilli con verduras al dente y salmón a la plancha

Os lo dije....me estoy reconvirtiendo. Otra de verduras marchando!!! Esta vez acompañadas de pasta.

Un plato vistoso por la mezcla de colores y muy rico en vitaminas e hidratos. Vamos, una comida de diez. Ahora que, además, es época de calabacines y buenos tomates (que ya empiezan a saber a algo....) hay que aprovecharlos y preparara platos con ellos. 

La pasta, que es otra de las cosas que ya me estaba empezando a aburrir porque al final siempre termino preparándola de la misma manera es una base perfecta para esta mezcla de verduras al dente y pescado. Yo he usado salmón, pero seguro que con cualquier tipo de pescado está igual de rico.

Vamos con la receta que seguro que os animáis a ello en cuanto veáis lo fácil y rápido que es de preparar!!!





Ingredientes
200 gr de fusilli
1 calabacín pequeño
1 tomate
1 filete de salmón
1 diente de ajo

Cocemos la pasta en abundante agua con sal. Cuando esté al dente, escurrimos y regamos con un chorrito de aceite de oliva, mezclamos y reservamos.

Lavamos las verduras y las partimos en cuadraditos. Reservamos.

En una sartén salteamos el diente de ajo en láminas. Cuando esté dorado retiramos y rehogamos durante unos minutos el calabacín y el tomate. Mezclamos con la pasta y emplatamos.

Hacemos el filete de salmón a la plancha con un poco de ajo. Desmenuzamos y echamos sobre la pasta.

Servir caliente.

Buen provecho







miércoles, 30 de julio de 2014

Smoothie de frambuesas y miel

Smoothie. Término que se utiliza para denominar a los batidos de frutas. Por supuesto nos llega desde Estados Unidos. Pero vamos, que viene siendo un batido de los de toda la vida. Que te apetece echarle hielo....se lo echas, que no... pues no se lo echas. Eso sí, siempre utilizando fruta natural o concentrados de fruta.

Por la época del año en la que estamos, lo bueno es que podemos preparar infinidad de batidos. Y combinar sabores.... Meterle contrastes o hacerlo de manera simple, pero no por ello menos rico.

Yo he aprovechado la abundante cosecha de frambuesas de este año. No quería restarle sabor, así que lo único que hice fue cambiar el azúcar por miel. El resto.... un delicado y delicioso aroma y sabor intenso a frambuesas. Y como siempre, fácil... muy fácil y rápido de preparar.





Ingredientes
300 gr de frambuesas
2 yogures naturales azucarados
3 cucharadas de miel

Lavamos y escurrimos las frambuesas.

Trituramos las frambuesas con ayuda de la batidora. Añadimos los yogures y la miel y batimos de nuevo.

Pasamos a una jarra y metemos en el frigorífico para que se enfríe. Servir acompañado de unas hojas de menta.



lunes, 28 de julio de 2014

Vasitos tres texturas.....tres sabores

Cuando tengo invitados en casa no me gusta nada repetir postre y siempre me encuentro en la misma situación; la semana antes empiezo a pensar en opciones diversas y cuando parece que ya lo tengo claro al 100%, siempre me ocurre lo mismo... de repente aparece algo que me hace cambiar de opinión en el último momento.

Pues esta vez no fue diferente. Tenía claro que iba a ser un postre en vasito, para no tener que andar partiendo en la mesa, y sabía que tenía que ser fresco, nada empalagoso y que entrase por los ojos. Bien, pues con esas ideas claras en mi cabeza y un par de incursiones en la red....... al final esto es lo que salió. Unos vasitos de tres texturas que tuvieron tanto éxito que los repetiré de nuevo no tardando mucho!!!!

Una suave mousse de café, con una base de crujiente de galleta y chocolate y sobre un fondo de cuajada. Una auténtica delicia!!!!





Ingredientes
1 sobre de preparado de cuajada
1/2 l de leche
50 gr de azúcar
100 gr de galletas tipo Campurrianas
100 gr de chocolate fondant postres
250 gr de queso mascarpone
3 yemas de huevo
2 claras de huevo
150 ml de nata para montar
80 gr de azúcar glas
2 cucharadas de agua caliente
2 cucharadas de café soluble
1 pizca de sal
Cacao en polvo (yo Valor)


Calentamos toda la leche menos un vaso en un cazo. En la leche reservada disolvemos el sobre de cuajada y el azúcar. Cuando la leche arranque a hervir, retiramos del fuego e incorporamos el vaso de leche con la cuajada. Volvemos a colocar en el fuego y batimos constantemente hasta que vuelva a hervir. Retiramos del fuego y llenamos una tercera parte de los vasitos con la mezcla. Dejamos templar y metemos al frigorífico unas cuatro horas.

Trituramos la galleta junto con el chocolate no dejándolo demasiado migado, pues lo bueno es encontrarse los tropezones de galleta y chocolate. Reservamos.

Disolvemos el café soluble en las dos cucharadas de agua. Reservamos.
Batimos las yemas con el azúcar hasta que blanqueen. Añadimos el mascarpone y seguimos batiendo. Incorporamos el café y mezclamos de nuevo. Reservamos

Montamos la nata y la incorporamos a la mezcla de queso y café con movimientos envolventes.

Batimos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y, con mucho cuidado para que no se baje, añadimos a la mezcla anterior. Reservamos en el frigorífico en una manga pastelera para poder repartirlo luego mejor en los vasitos.

Como una hora qntes de servirlos, sacamos del frigorífico, cubrimos con la galleta la base de cuajada y sobre esta echamos la mousse de café. Meter al frigorífico hasta el momento de servir. Espolvorear con un poco de cacao en polvo y.... a disfrutar!!!!

Buen provecho