sábado, 20 de septiembre de 2014

Donuts Boston Cream

La verdad es que llevo un tiempo sin publicar nada del Desafío en la cocina, y es que entre el verano y los dos últimos meses antes de las vacaciones, creo que mi último desafío fue en abril con el Poke Cake. Empezamos curso nuevo y nuevos desafíos, así que a ponerse las pilas que la cosa empieza fuerte!!!!

El primer desafío de la temporada viene de la mano de Mari Luz del blog Trasteando en mi cocina y la verdad, he de decir que ha sido muy atractivo. Me ha gustado la idea y la libertad que hemos tenido para elaborarlo. La base del dulce un Bostom cream, que es un bizcocho relleno de crema y cubierto de ganaché de chocolate. La forma, o diseño el que nosotros queramos.

Yo me he decidido por unos donuts que me han vuelto loca...






Ingredientes
Masa madre o fermento:
140 grs de harina de fuerza
90 ml de agua tibia
3 gr de levadura fresca de panadería

Para la masa:
15 ml de leche a temperatura ambiente
20 grs de levadura fresca de panadería
30 grs de azúcar
150 grs de harina de fuerza
5 grs de sal
4 yemas de huevo
60 grs de mantequilla a temperatura ambiente
Aceite para freir

Empezaremos preparando la masa madre, para ello desharemos la levadura en el agua tibia y mezclamos con la harina (no amasar, sino mezclar con una cuchara o espátula). Formar una bolita y dejamos en un recipiente. Tapamos con film transparente y dejamos levar hasta que doble su volumen; aproximadamente una hora.

Para la masa, deshacemos la levadura en la leche y lo volcamos en la cubeta de la panificadora. Añadimos la masa madre, el azúcar y la harina. Seleccionamos el programa 7 que dura 15 minutos. En el minuto 8 se añaden las 4 yemas y en el minuto 2 se añade la sal y se deja terminar el programa. Se añade la mantequilla y se vuelve a programar el programa 7 que son otros 15 minutos de amasado.

* Para hacer la masa a mano hay que seguir los pasos igual, pero cuando amase la máquina, tendréis que amasar a mano.

Una vez terminado el programa de amasado, recogemos la bola de la cubeta y la pasamos a un recipiente amplio untado de aceite. Cubrimos con film y dejamos levar una hora aproximadamente o hasta que doble su volumen.

Untamos con aceite la mesa de trabajo y estiramos la masa, dándole un grosor de unos 4-5 mm. Cortamos los donuts con un cortador de galletas y un tapón de una botella para hacer la forma (también se puede emplear un vaso o una copa). Se pasan a un papael vegetal para manipularlos lo menos posible y que no pierdan su forma. Se dejan levar unos 40 minutos más, hasta que se hinchen.

Freirlos en abundante aceite a 180º y dejarlos escurrir sobre papel absorbente. Para freirlos es importante tener en cuenta que no hay que encharcarlos mucho; para que esto no ocurra no les daremos la vuelta sin comprobar antes que están hechos por un lado. Para ello los cogeremos con un tenedor, los levantaremos ligeramente y los miraremos antes de darles la vuelta. El tiempo de fritura es de unos 3 minutos por cada lado, más o menos.

Dejarlos enfriar completamente. 


Para la crema pastelera
250 ml de leche
2 huevos
60 gr de azúcar
20 gr de Maicena (harina de maiz)
1 cucharadita de pasta de vainilla (yo Home Cheff)

Batimos todos los ingredientes con ayuda de la batidora. Poner en un cazo y cocer a fuego medio sin dejar de remover con ayuda de unas varillas hasta que espese.

Retirar del fuego, echarla en un bol y dejarla templar. Cuando haya enfriado, taparla con film tocando la superficie para evitar que se haga costra. Meter en el frigorífico hasta que se vaya a usar.


Para la ganaché de chocolate
100 gr de chocolate negro
50 gr de nata para montar
50 gr de mantequilla

Poner a cocer la leche en un cazo. Cuando arranque a hervir, retirar e incorporar el chocolate troceado. Mezclar bien sin dejar de remover y cuando se haya derretido el chocolate, añadir la mantequilla. Mezclar bien y dejar templar antes de usar.


Una vez fríos los donuts, los partimos por la mitad y rellenamos con la crema pastelera. Cubrimos con la otra mitad de la masa bañada en chocolate.

Y voilà..... listos para disfrutar!!!!







No dejéis de pasaros por el blog de Desafío en la cocina, estoy segura de que vamos a encontrar una amplia variedad de Bostom Cream.... Voy a ver si pillo alguna idea para la próxima vez!!! Aquí están todos


Y el mes que viene nos sorprenderá Rocío del blog Chismes y Cacharros con su propuesta salada... Alguna idea?






lunes, 15 de septiembre de 2014

Patatas bravas...a la madrileña

Y es que al parecer (que yo no lo sabía) las patatas bravas es la tapa por excelencia y originaria de Madrid. Una tapa castiza donde las haya.




Pues esta vez tampoco he querido perderme el Reto de Cocinamos con Reina y aquí estoy, atreviéndome con algo que nunca he probado.... es decir, patatas bravas he comido muchas veces, pero nunca como las auténticas. Así que, desde ya, pido perdón a mis amigos madrileños por el desastre que pueda salir de aquí, y lanzo al aire la propuesta de que la próxima vez que vaya a la capital me invitéis a comerlas en alguno de los lugares donde, según he leído, se comen las mejores patatas bravas del mundo, veáse "Docamar" y "Las Bravas"....entre otros.






Ingredientes
3 patatas grandes
Aceite y Sal

Para la salsa
4 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharaditas de pimentón dulce
1 cucharadita de pimentón picante
1 cucharada de harina
Caldo de pollo y verduras (si es casero mejor)


Pelamos y cortamos las patatas en cuadraditos irregulares. Las freimos en abundante aceite caliente, bajamos el  fuego al mínimo y las dejamos que se vayan haciendo poco a poco removiendo de vez en cuando. Cuando estén doradas, las sacamos y subimos el fuego al máximo para que el aceite alcance la máxima temperatura. Volvemos a echar en él las patatas y las dejamos unos segundos  (esto  hará que queden crujientes por fuera y tiernas por dentro) Sacamos sobre papel absorbente y salamos.

Para la salsa brava, tenemos que tener el caldo caldo caliente. Calentamos el aceite en una sartén, sin que llegue a echar humo. Apartamos del fuego y añadimos los pimentones, removemos bien y añadimos la harina. Mezclamos y movemos bien para que no salgan grumos y volvemos a poner al fuego. De poco a poco vamos añadiendo el caldo sin dejar de remover. Iremos añadiendo hasta alcanzar la consistencia que queramos darle a la salsa.

Regar las patatas con la salsa brava y servir calientes.





No dejéis de pasaros por La Cocina de Reina a tomar una tapa de bravas!!!! Aquí... Y espero no perderme tampoco el próximo reto, Isa!!!




Fuente: Cocina y aficiones

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Huevos con bechamel..... #conunpardehuevosTS

Este mes La Cocina Typical Spanish nos ha retado a cocinar algo #conunpardehuevos. Un ingrediente muy versátil y que tanto usamos en nuestras cocinas....en repostería, para hacer tortillas, en revueltos, para rebozar, como acompañamiento...

Sólo había dos condiciones.... la receta debía de ser salada y el huevo debía de ser el ingrediente principal, con lo que los rebozados y acompañamientos quedaban descartados.




Yo lo tuve claro desde el principio, y es que no hay nada que me guste más que los huevos con bechamel que prepara mi madre. Crujientes por fuera, blanditos por dentro.... Recién hechos como mejor están. En casa siempre nos peleábamos por ellos cuando los preparaba. A mi padre le gusta mucho comerlos de un día para otro, fríos, así que si sobran es el hombre más feliz del mundo porque ya tiene aperitivo para comer a media mañana.

Mi marido, por ejemplo los come en su casa acompañados de pimientos asados... En la variedad está el gusto. Como podéis ver, este es un plato TS donde los haya. Dependiendo de la comunidad se llaman de una forma u otra, croquetas de huevo suele ser la más conocida y común. En Navarra se denominan huevos carlistas y en vez de cocidos los huevos son fritos.

Os dejo con mi aportación de este mes a la cocina Typical Spanish con otra receta típica de nuestro país





Ingredientes
6 huevos
60 gr de mantequilla
60 gr de harina de trigo
800 ml de leche entera
Sal
Pimienta
Nuez moscada
Pan rallado
Huevo batido

Cocemos los huevos. Dejamos enfriar. Pelamos y partimos en cuartos. Colocamos sobre una fuente y reservamos.

Para hacer la bechamel, lo primero que haremos será poner a hervir la leche, y una vez que hierva la reservamos.

Ponemos a derretir la mantequilla en una sartén; vertemos la harina y vamos mezclando sin que queden grumos. Cuando veamos que se ha mezclado todo, echamos la leche de poco a poco, sin dejar de remover hasta que nuestra salsa adquiera la consistencia deseada. Salpimentamos y añadimos una pizca de nuez moscada. Como es para los huevos, la salsa deberá de quedar espesa, casi como para croquetas.

Vertemos sobre los cuartos de huevo y cubrimos con papel film para que no se forme costra. Dejamos enfriar por completo, mejor de un día para otro.

Una vez fríos separamos los huevos en porciones y junto con la bechamel les vamos dando forma con las manos un poco húmedas para evitar que se peguen.

Los pasamos por pan rallado, huevo batido y pan rallado de nuevo. Freímos en abundante aceite caliente. Cuando adquieran un tono dorado, los sacamos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite y listos para comer.

Servir calientes. 



No dejéis de visitar los fogones de La cocina Typical Spanish para ver todas las recetas con huevo que se pueden preparar. Yo me voy ahora mismo!!! Si quieres verlas, pincha aquí



domingo, 7 de septiembre de 2014

Berlinas rellenas de Nutella

Este mes en ¡Qué rico, mamá!, teníamos que hacer bollería para los más peques de la casa. Yo he de decir que no sé a quién habrán gustado más las berlinas, si a los enanos o a los mayores...

Llevaba tiempo detrás de esta receta y ha sido la excusa perfecta para hacerla. Entretenida es un rato, pero he merecido la pena.

La retadora de este mes ha sido María de Sweets and Gifts y el reto era, como ya os he dicho, hacer piezas de bollería pero con masa de pan, así que aquí os dejo con mis berlinas rellenas de Nutella a ver qué os parecen.







Ingredientes
200 ml de leche
30 ml de agua
50 gr de levadura fresca
1 huevo grande
40 gr de mantequilla derretida
Una cucharadita de vainilla (Yo Home Cheff)
300 gr de harina de fuerza
200 gr de harina normal
80 gr de azúcar
5 gr de sal fina
Nutella


Deshacemos la levadura en la leche templada. Ponemos en la cubeta de la panificadora los ingredientes líquidos y después los secos. Hacemos un hueco en la harina y echamos dentro la sal. Cubrimos con un poco de harina y programamos la panificadora. En la mía el programa 6, que dura 1 hora y 50 minutos y hace los dos levados.

Cuando termine, sacamos la masa sobre una hoja de papel de hornear y, con ayuda de un rodillo, estiramos dándole un grosor de un centímetro más o menos. Con un cortador circular vamos cortando porciones de masa.

Colocamos sobre una lámina de papel de hornear y tapamos con un paño. Dejamos reposar hasta que doblen su volumen; una hora aproximadamente.

En un cazo o sartén con fondo freímos las bolas de masa en abundante aceite caliente. Sacamos y dejamos escurrir sobre papel absorbente para que suelten el exceso de aceite.

Aquí es donde cada uno las podéis rellenar de lo que más os guste... dulce de leche, Nocilla, crema pastelera... Yo las he rellenado de Nutella con ayuda de un bote con boquilla larga (biberón). Y después las espolvoreé de azúcar glas.

Bon Appètit!!!




Aquí podéis ver las propuestas de mis compañeras para este mes.


miércoles, 3 de septiembre de 2014

Cupacakes de vainilla sin gluten y buttercream de chocolate blanco

Al principio me pareció todo un reto. Unos cupcakes sin gluten... Ufff, no los había hecho nunca... Pero no podíamos dejar a Julia sin poder comer los dulces en el cumple de su hermana Vega, así que me tiré a la piscina... y triunfaron.

Al parecer gustaron casi más a los mayores que a los niños. El caso es que, según me contó Rosa, la madre de la cumpleañera, no quedaron ni las migas. Y el papá y el abuelo creo que hasta repitieron, así que imaginaros mi alegría.

Tenían que ser de Minnie, eso estaba claro, así que hice la mitad cubiertos de buttercream de chocolate blanco y la otra mitad las cubrí de fondant con unas orejitas de ratón y un gran lazo rojo. Quedaron muy vistosa y coloridas.

Lo mejor... que a la peque le encantaron!!!!!!







Ingredientes
100 gr de harina de arroz
110 gr de azúcar
100 gr de margarina
2 huevos
1/2 cucharadita de levadura
Una cucharadita de pasta de vainilla (Home Cheff)
2 cucharadas de leche
Mermelada de fresa

Precalentar el horno a 180º.

Preparamos la bandeja para las cupcakes con las cápsulas. Reservamos

Mezclamos la margarina con el azúcar hasta obtener una textura pomada. Añadimos los huevos uno a uno, batiendo a baja velocidad y cuando esté bien integrado el último, añadimos las harina tamizada con la levadura, las dos cucharadas de leche y la vainilla.

Repartimos la mezcla en las cápsulas, sin llenarlas más de los 2/3 para evitar que se salga la masa al hornearlas, y horneamos entre 20 y 22 minutos. Dejamos enfriar dentro del molde unos 5 minutos y después los pasamos a una rejilla, ya fuera del molde, para que terminen de enfriarse.

Una vez frías, vaciarlas con ayuda de un descorazonador. Rellenarlas con mermelada de fresa y colocar de nuevo la "tapa" del cupcake. Listas para cubrir con buttercream o fondant.

Para la butterecream de chocolate blanco
250g de mantequilla sin sal
250g de icing sugar
100g de chocolate blanco
1 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
1 cucharada de leche semidesnatada

Sacamos la mantequilla de la nevera 10-15 minutos antes de empezar a hacer el buttercream.

Derretimos el chocolate en el microondas o al baño maría. Cuando esté cremoso lo retiramos del fuego y esperamos a que se temple.

Ponemos en un bol el icing sugar, la mantequilla, la vainilla y la leche. Comenzamos batiendo a velocidad baja un minuto. Después batimos otros 2 minutos a velocidad media-alta y el buttercream tomará un color más clarito. Entonces añadimos el chocolate que tiene que estar casi frío y batimos bien otros 2-4 minutos, hasta que el chocolate esté bien integrado y la mezcla sea homogénea y adquiera la consistencia deseada.

Metemos la crema en una manga pastelera y colocamos la boquilla con la que vayamos a decorarla, yo la 1M de Wilton. Unas figuritas de fondant y voilà...

lunes, 1 de septiembre de 2014

Risotto de pasas, setas y queso de tetilla

Un arroz para arrancar septiembre tras la vuelta a la rutina. Porque aunque hace mucho que volvimos de las vacaciones, ya estamos preparando la vuelta al cole y al ritmo frenético del día a día en la ciudad. Así que vamos a recargar las pilas.

Esta vez he cambiado los níscalos por una mezcla se setas en conserva que me han sorprendido por su sabor y textura.

Cremoso, con un arroz tierno pero firme y con una mezcla de sabores, el dulce de las pasas y el salado del queso, que la hacen irresistible.





Ingredientes
1 cebolleta.
360 grs de arroz de arborio
540 ml de caldo de pollo
50 grs de mantequilla
200 gr de setas en conserva
50 gr de pasas de Corinto
Una nuez de mantequilla
150 grs de queso de tetilla
Sal
170 ml de vino blanco



Ponemos la mantequilla en una cazuela a derretir a fuego medio. Mientras pelamos la cebolleta y la cortamos en cuadraditos no muy gruesos (yo la rallo). La rehogamos en la mantequilla, removiendo con frecuencia para que no coja color.

Añadimos el arroz y rehogamos un minuto. Incorporamos el vino blanco y dejamos que evapore el alcohol. Vamos añadiendo poco a poco el caldo de pollo y removemos para evitar que el arroz se pegue. El caldo siempre se añadirá caliente y a medida que el arroz lo va necesitando. Removemos con frecuencia, especialmente durante los primeros 10 minutos de cocción para que el arroz desprenda su almidón. Lo cocemos durante unos 20 minutos.

En una sartén doramos las setas y las pasas con la nuez de mantequilla, removiendo con frecuencia para que no se hagan en exceso. Reservamos.

Cortamos el queso de tetilla en cubos, y los añadiremos al arroz una vez que este haya terminado de hacer. Por último incorporamos las setas y las pasas. Mezclamos bien los ingredientes para que el queso se funda con el calor dentro del arroz.

Servir caliente.

miércoles, 27 de agosto de 2014

Quichê de salmón y alcachofas

Hacía mucho que no preparaba una quichê y el otro día se me antojó preparar una para la cena. Con cuatro cosas que tenía en la nevera, tengo que decir que salió un plato muy rico.

Combinamos pescado y verduras con una mezcla de quesos y obtenemos un entrante o plato principal acompañado de una ensalada en menos de 30 minutos. ¿No se os antoja?

Yo usé alcachofas en conserva, pero si preferís hacerlo con alcachofas frescas no os olvidéis de pelarlas bien y cocerlas unos minutos antes de añadirlas a la quichê para que no queden duras.

No olvidéis que tanto el salmón, como las alcachofas son una fuente de vitaminas beneficiosas para reducir, entre otras cosas, el colesterol. Algo a tener muy en cuenta dada la cantidad de grasas que ingerimos en nuestras dietas.

Y vamos ya con la receta que se me está abriendo el apetito...







Ingredientes
1 base de masa quebrada
200 ml de nata 
3 huevos
200 gr de queso rallado mezcla (emmental, cheedar, curado)
Salmón fresco
1 bote pequeño de alcachofas
Rulo de queso de cabra
Eneldo
Romero
Sal 
Pimienta negra


Precalentar el horno a 200º

Forrar un molde para el horno con la masa quebrada. Pinchar el fondo y reservar.

En un bol batir los huevos y añadir la nata. Mezclar. Incorporar el queso y mezclar de nuevo. Salpimentar al gusto. Echar esta mezcla sobre la masa quebrada.

Partir en taquitos un par de filetes de salmón (limpio y sin espinas y piel). Cortar las alcachofas en cuartos. Repartir ambos ingredientes sobre la mezcla de huevos y nata.

Rallar el rulo de cabra y espolvorear por la quichê. Para rallar mejor el queso, yo lo meto en el congelador unas horas antes, de esta forma evitamos que se deshaga y quede pegado al rallador.

Espolvorear con eneldo y romero y meter al horno unos 20 minutos.

Servir caliente.

Bon Appetit!!