lunes, 1 de septiembre de 2014

Risotto de pasas, setas y queso de tetilla

Un arroz para arrancar septiembre tras la vuelta a la rutina. Porque aunque hace mucho que volvimos de las vacaciones, ya estamos preparando la vuelta al cole y al ritmo frenético del día a día en la ciudad. Así que vamos a recargar las pilas.

Esta vez he cambiado los níscalos por una mezcla se setas en conserva que me han sorprendido por su sabor y textura.

Cremoso, con un arroz tierno pero firme y con una mezcla de sabores, el dulce de las pasas y el salado del queso, que la hacen irresistible.





Ingredientes
1 cebolleta.
360 grs de arroz de arborio
540 ml de caldo de pollo
50 grs de mantequilla
200 gr de setas en conserva
50 gr de pasas de Corinto
Una nuez de mantequilla
150 grs de queso de tetilla
Sal
170 ml de vino blanco



Ponemos la mantequilla en una cazuela a derretir a fuego medio. Mientras pelamos la cebolleta y la cortamos en cuadraditos no muy gruesos (yo la rallo). La rehogamos en la mantequilla, removiendo con frecuencia para que no coja color.

Añadimos el arroz y rehogamos un minuto. Incorporamos el vino blanco y dejamos que evapore el alcohol. Vamos añadiendo poco a poco el caldo de pollo y removemos para evitar que el arroz se pegue. El caldo siempre se añadirá caliente y a medida que el arroz lo va necesitando. Removemos con frecuencia, especialmente durante los primeros 10 minutos de cocción para que el arroz desprenda su almidón. Lo cocemos durante unos 20 minutos.

En una sartén doramos las setas y las pasas con la nuez de mantequilla, removiendo con frecuencia para que no se hagan en exceso. Reservamos.

Cortamos el queso de tetilla en cubos, y los añadiremos al arroz una vez que este haya terminado de hacer. Por último incorporamos las setas y las pasas. Mezclamos bien los ingredientes para que el queso se funda con el calor dentro del arroz.

Servir caliente.

miércoles, 27 de agosto de 2014

Quichê de salmón y alcachofas

Hacía mucho que no preparaba una quichê y el otro día se me antojó preparar una para la cena. Con cuatro cosas que tenía en la nevera, tengo que decir que salió un plato muy rico.

Combinamos pescado y verduras con una mezcla de quesos y obtenemos un entrante o plato principal acompañado de una ensalada en menos de 30 minutos. ¿No se os antoja?

Yo usé alcachofas en conserva, pero si preferís hacerlo con alcachofas frescas no os olvidéis de pelarlas bien y cocerlas unos minutos antes de añadirlas a la quichê para que no queden duras.

No olvidéis que tanto el salmón, como las alcachofas son una fuente de vitaminas beneficiosas para reducir, entre otras cosas, el colesterol. Algo a tener muy en cuenta dada la cantidad de grasas que ingerimos en nuestras dietas.

Y vamos ya con la receta que se me está abriendo el apetito...







Ingredientes
1 base de masa quebrada
200 ml de nata 
3 huevos
200 gr de queso rallado mezcla (emmental, cheedar, curado)
Salmón fresco
1 bote pequeño de alcachofas
Rulo de queso de cabra
Eneldo
Romero
Sal 
Pimienta negra


Precalentar el horno a 200º

Forrar un molde para el horno con la masa quebrada. Pinchar el fondo y reservar.

En un bol batir los huevos y añadir la nata. Mezclar. Incorporar el queso y mezclar de nuevo. Salpimentar al gusto. Echar esta mezcla sobre la masa quebrada.

Partir en taquitos un par de filetes de salmón (limpio y sin espinas y piel). Cortar las alcachofas en cuartos. Repartir ambos ingredientes sobre la mezcla de huevos y nata.

Rallar el rulo de cabra y espolvorear por la quichê. Para rallar mejor el queso, yo lo meto en el congelador unas horas antes, de esta forma evitamos que se deshaga y quede pegado al rallador.

Espolvorear con eneldo y romero y meter al horno unos 20 minutos.

Servir caliente.

Bon Appetit!!






lunes, 25 de agosto de 2014

Gazpacho de sandía

Vamos a depurarnos un pue llevamos mucho dulce y hay que cuidarse un poco... Hoy le toca el turno a las verduras y frutas.

Llevaba con ganas de hacer este gazpacho desde que mi amiga Patricia de Las cosas de mi cocina publicó uno en homenaje a Darío Barrio. Y aquí está el mío, un poco versionado, porque he de reconocer que yo el gazpacho lo hago con lo justo. Tomate, pimiento y poco más.

Refrescante y ligero, sólo deciros que entra sólo. Y ahora que estamos en época de sandías, hay que aprovechar. Aunque una buena idea es congelar la sandía en trozos ya limpia y así podemos hacerlo también durante el resto del año... Porque no sé a vosotros, pero a mí cuando aún hace calor o en primavera que ya llega el buen tiempo también me apetece un gazpacho fresquito de vez en cuando!!





Ingredientes
400 gr de sandía limpia y sin pepitas
500 gr de tomates
50 gr de pimiento verde
50 gr de cebolleta
50 gr de aceite de oliva virgen extra
Agua fría (opcional)
Vinagre de vino
Sal


Troceamos la sandía y las verduras. Las ponemos en el vaso de la batidora y batimos bien todos los ingredientes. Colar para quitar las pieles y pepitas y volver a echar en el vaso.

Añadir el vinagre y la sal al gusto y volver a batir de nuevo. Si queda muy espeso, podéis añadirle agua, aunque la sandía ya suelta mucha.

Probar y rectificar de vinagre y sal si fuese necesario. esto va en gustos... Incorporar el aceite y volver a batir durante unos minutos.

Servir bien frío.



viernes, 22 de agosto de 2014

Carrot and pineapple cake (Tarta de zanahoria y piña)

Ayer fue el cumpleaños de mi mami, la mejor madre del mundo. Y como se merece TODO lo mejor, la tarta no podía ser menos. La mejor tarta para la mejor madre!!!

Me decanté por la Carrot and pineapple cake de Peqqy Porschen que le tenía muchas ganas. De escándalo. No puedo calificarla de otra manera. Y menudo éxito. Ahora, ya os aviso de que es muy contundente. Un pedacito y si os atrevéis a repetir pues adelante.


Tiene una jugosidad inigualable, y mira que he comido bizcochos húmedos y jugosos, pero como este ninguno. Y, desde ya, os digo que se ha convertido en uno de mis favoritos. Si no el favorito y mejor bizcocho de todos los tiempos. Y la crema de queso le da el dulzor justo y la hace la compañera ideal a esta tarta.





Ingredientes
140 ml de aceite
200 gr de azúcar moreno
2 huevos pequeños
80 gr de nueces
320 gr de zanahorias peladas
280 gr de piña en conserva escurrida
290 gr de harina
3/4 cucharadita de bicarbonato de sodio
3/4 cucharadita de levadura (polvo de hornear)
3/4 cucharadita de canela
Una pizca de sal
Una cucharadita de pasta de vainilla


Precalentar el horno a 180º C

Engrasa el molde y reserva. Yo he usado un molde de 18 cm.

En un bol grande poner el aceite y el azúcar y batir hasta que esté bien mezclado. Batir ligeramente el huevo y la vainilla y añade a la mezcla de aceite y azúcar hasta conseguir una emulsión suave.

Incorporar las nueces picadas en pequeños trozos, la zanahoria rallada y la piña aplastada y mezclar de nuevo todo bien.

Tamizar la harina con la levadura, la canela, el bicarbonato y la sal. Añadir la la mezcla anterior en dos veces y mezclar a baja velocidad, sólo hasta que esté todo bien mezclado.

Verter la masa en el molde y hornear durante 40-45 minutos. Hay que tener presente que dado que es una mezcla bastante pesada, la masa no subirá mucho. Para comprobar si está cocido pinchamos con un palito y si sale limpio lo sacamos del horno. Lo dejamos enfriar durante unos 10 minutos y desmoldamos. Dejamos enfriar sobre una rejilla completamente.

Una vez frío, envolver en film y dejarlo en la nevera hasta el día siguiente; de esta forma facilitaremos el cortado de los discos, pues es un bizcocho que tiende a desmigarse fácilmente. Es un bizcocho de textura muy húmeda por lo que no tenemos que almibararlo antes de rellenarlo.

Cortar el bizcocho en tres discos. Rellenar y cubrir con la crema de queso. Meter al frigorífico hasta el momento de servir.



Crema de queso
125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
400 gr de queso crema
350 gr de icing sugar
1 cucharadita de extracto de vainilla


Batir la mantequilla (ojo, es muy importante que esté a temperatura ambiente) durante 1 ó 2 minutos. Añadir el queso y el extracto de vainilla y batir de nuevo a velocidad media hasta que estén todos los ingredientes bien mezclados.

Incorporar el azúcar poco a poco hasta obtener una mezcla suave y cremosa.

Esta crema es necesario meterla en la nevera si no se va a consumir el mismo día que la hacemos.





miércoles, 20 de agosto de 2014

Bizcocho de Baileys

Esta semana me ha dado por los bizcochos, sí. Hacía mucho tiempo que no les dedicaba un espacio, y este ha sido su momento!!! Que ando caprichosa y con ganas de hacer alguno que otro que tengo pendientes, aunque el horno debe estar de mí hasta las mismísimas, porque ya me quedan ganas a mí....con el calor que hace, de encenderlo!!!

El toque de Bayleis de este bizcocho lo hacen no apto para menores. Aunque el alcohol tiende a evaporarse, en este bizcocho se acentúa mucho el sabor del licor. Exquisito y con un sabor delicado, es uno de los mejores bizcochos que he comido.

No tiene dificultad alguna pues sólo hay que mezclar los ingredientes de manera tradicional. Así que ya no tenéis excusa para prepararlo.

Cuando tengo que hacer algún regalo es uno de los bizcochos a los que suelo recurrir....y siempre triunfa!!!





Ingredientes
375 gr de harina
250 gr de mantequilla
250 gr de azúcar
4 huevos
200 ml de baileys
Un sobre de levadura
Una pizca de sal


Precalentar el horno a 180º.

Engrasar un molde y reservar.

Batir la mantequilla (a temperatura ambiente) con el azúcar hasta que la mezcla se vuelva cremosa y palidezca. Ir añadiendo los huevos de uno en uno sin dejar de batir.

Tamizar la harina junto con la levadura y la sal y añadirla a la crema anterior. Mezclar bien y añadir el Bayleis. Echar la mezcla en el molde y hornear a 180ºC durante 40 minutos aproximadamente o hasta que al pinchar con un palillo este salga limpio.

Retirar del horno, dejar enfriar 15 minutos en el molde y desmoldar.






lunes, 18 de agosto de 2014

Bizcocho de crema de cacahuete

Había un tarro en la despensa, a puntito de caducar. ¿Por qué compraré yo estas cosas si luego no las como? El caso es que como tirar comida no es lo más correcto, pues algo había que hacer con él.... He comido y publicado cupcakes de crema de cacahuete, así que un bizcocho no debía de ser mucho más diferente, no? Pues a ello que fui...




Combinado con chocolate tengo que decir que me ha sorprendido gratamente. Está bueno, sí. Quizás no es de los bizcochos más exquisitos que haya comido, pero creo que lo repetiré, porque a los niños les ha encantado.

La próxima vez creo que le pondré un poco más de crema de cacahuete porque el sabor, aunque se apreciaba bastante, no era demasiado intenso. Por lo demás, si vuelvo a comprar otro bote de mantequilla de cacahuete, ya sé en que la voy a emplear ;) Y eso que a mi esta crema.... ni fú, ni fa!!!








Ingredientes
50 gr de mantequilla
3 cucharadas de crema de cacahuete
150 gr de azúcar moreno
2 huevos
150 ml de leche
200 gr de harina
15 gr de levadura en polvo
Chips de chocolate
Salsa de chocolate


Precalentar el horno a 180º y engrasar y forrar un molde para cocer el bizcocho.

Mezclar la mantequilla (importantísimo que esté a temperatura ambiente) con la crema de cacahuete y el azúcar, hasta adquirir una mezcla cremosa. Una vez que esté bien incorporado añadimos los huevos uno a uno y mezclamos bien. Echamos la leche y seguimos batiendo hasta que esté completamente integrada a la mezcla anterior.

Vamos incorporando la harina tamizada con la levadura y mezclando con movimientos envolventes, lo justo para unir la harina a la mezcla.

Echar la mezcla en el molde y meter al horno a 180º unos 40-45 minutos. Pasado el tiempo comprobar si está cocido pinchando con un palito. Echar los chips de chocolate y dejar en el horno, ya apagado, unos minutos para que se derrita y se adhiera al bizcocho.

Sacamos del horno y dejamos reposar sobre una rejilla durante unos 10 minutos antes de desmoldar. Dejar enfriar completamente y regar con salsa de chocolate antes de servir.





jueves, 14 de agosto de 2014

Leche condensada de coco

Cuando Carmela publicó en su blog Los inventos de Carmela esta leche condensada no pude resistirme y acabé haciéndola yo también. Me conquistó por su cremosidad, pero sobre todo por su sabor y es que el coco me pierde, y el sabor de esta leche es muy característico.

Tiene un pequeño defecto y es que si intentas guardarla para usarla en algún postre o plato especial y dejas a su lado una cuchara, cuando te quieras dar cuenta habrás terminado con el tarro!!!!!!!!!!! Así que controlaros...luego no digáis que no os aviso!!!

Sale muy poca cantidad, dos tarritos de unos 125 ml, pero desde luego os aseguro que merece la pena prepararla.






Ingredientes
2 latas de leche de coco, unos 800 ml, debe ser entera no la que viene light
2/3 de taza de azúcar moreno


Poner en un cazo los dos ingredientes y dejar cocer hasta que el volumen se reduzca. No dejar de mover la mezcla en ningún momento; este paso puede llevar desde 30 minutos a una hora. El resultado debe ser una leche cremosa y ni excesivamente líquida, ni excesivamente espesa. Aunque eso ya va en gustos

Dejar enfriar y guardar en el frigorífico hasta el momento de consumirlo.